Archivo de la etiqueta: médico homeópata

El homeópata debe ser médico porque está tratando con el bien más preciado de las personas que es la vida misma y su salud

¿El “Teronac” es un remedio homeopático?

Hay personas que dicen ser homeópatas y recetan pastillas para adelgazar. Uno de los más recetados es el “Teronac”. En este post te cuento qué es en realidad este fármaco y si realmente es un medicamento homeopático o no.

Todos los días recibo consultas de pacientes que desean verme para que les recete “pastillas para adelgazar”. Mi respuesta es siempre la misma: “No hago ese tipo de tratamientos, la homeopatía no es un tratamiento para adelgazar” y les comparto las publicaciones que he escrito sobre el tema.

Recuerdo que una vez, en una red social, una señora que vive en una provincia de la cordillera de los Andes, me preguntó si yo podía enviarle “Teronac” por encomienda, porque el “homeópata” que se lo había recetado hacía unos años ya no atendía en su zona.

Yo no conocía ese nombre “Teronac”, aunque sabía que NO ES un remedio homeopático. Cuando fui a buscar en el vademécum, encontré que Teronac era una marca registrada de un fármaco alopático llamado Mazindol.

El Mazindol no es un remedio homeopático

Este fármaco es un inhibidor del apetito, elaborado sintéticamente en laboratorios comunes, no homeopáticos.

Por lo tanto, no se trata de un remedio de la homeopatía, sino de la medicina oficial, conocida como “alopatía”.

La medicina alopática utiliza varios principios terapéuticos. El más común es “contraria contrariis curentur” (en latín: “lo contrario es curado por lo contrario”). Según este principio, para tratar al paciente se utilizan remedios que en las personas sanas hayan provocado síntomas contrarios a los suyos.

Por lo tanto, el Mazindol, o Teronac, como quieras llamarlo, es utilizado para suprimir el apetito, por esos “pseudo-homeópatas” que recetan “pastillas para adelgazar”, usurpando el título de homeópatas y desprestigiando el buen nombre de la homeopatía.

Inhibidores del apetito más famosos

Como te decía antes, el Mazindol pertenece al grupo de los fármacos inhibidores o supresores del apetito.

Sin embargo, no es el más conocido. O, al menos, no es tan conocido como las anfetaminas, que son las principales representantes de este grupo de fármacos.

Las anfetaminas son muy conocidas hoy en día por una famosa serie en la que el personaje principal monta una “cocina” de metanfetamina. Sin embargo, han sido las principales drogas utilizadas para suprimir el apetito por los “pseudo-homeópatas recetadores de pastillas para adelgazar”.

Como dice en MedLine Plus, las anfetaminas son legales cuando las receta un médico e ilegales cuando se utilizan sin receta. Su uso ilegal no es precisamente para inhibir el apetito, sino como estimulante del sistema nervioso central, es decir, para estar más activo o alerta.

Además, provocan un estado de alegría, euforia, falsa seguridad en sí mismo y mayor sociabilidad, similares a los efectos iniciales del alcohol, acompañado de mayor claridad de los pensamientos, más intensa que la que se logra con grandes dosis de café.

Las anfetaminas tienen efectos muy perjudiciales sobre la salud, especialmente sobre el aparato cardiovascular y las funciones cerebrales, por lo cual son drogas altamente peligrosas.

Además, son excesivamente adictivas, generando depenencia psicológica y física. Por ello, al suspenderlas vas a sufrir casi invariablemente de síndrome de abstinencia. Y si las estabas tomando para bajar de peso, un efecto rebote, en el que vas a aumentar más kilos de los que bajaste.

Nada de esto tiene que ver con la homeopatía.

Te lo cuento nada más porque me interesa tu salud y tu vida. No quiero que te sigan engañando diciéndote que estás haciendo un tratamiento homeopático y, en realidad, te están dando anfetaminas o mazindol, con sus graves consecuencias sobre tu organismo.

Los efectos adversos del Mazindol

Según el vademécum, el mazindol actúa como una amina simpaticomimética, estimulando el sístema nervioso central (los nervios y cerebro), lo cual aumenta su ritmo cardíaco y presión arterial y reduce el apetito.

La hipertensión arterial es una de las enfermedades más comúnes de nuestro tiempo y tiene rasgos hereditarios. El Teronac eleva la presión arterial, por lo cual si tenés una predisposición genética, al consumir este fármaco podrías desarrollar esta enfermedad a muy temprana edad, con un costo altísimo para tu corazón, arterias, cerebro y riñones.

Además, este fármaco provoca la elevación de la presión ocular, pudiendo generar glaucoma de ángulo estrecho y complicando la evolución y tratamiento de esta enfermedad en pacientes que ya la padecen.

Finalmente, los efectos adversos más comunes del Teronac son:

  • sequedad de la boca
  • nerviosismo
  • constipación
  • alteraciones del sueño.

En resumen, el Teronac (Mazindol) no es un remedio homeopático, sino una droga sintética convencional. Por lo tanto, no tiene nada que ver con la medicina homeopática.

No te dejes engañar por las personas inescrupulosas que buscan lucrar a costillas de tu salud.

Si necesitás bajar de peso, consultá a un especialista en Nutrición. Ellos son los profesionales indicados para ayudarte con tu problema.

Un tratamiento homeopático integral puede complementar la tarea del Nutricionista. Tenés que asegurarte de que te lo indique un médico homeópata que haya completado tanto la carrera de medicina, como el posgrado de homeopatía.

Espero te haya resultado útil este post. Podés dejarme tu comentario o pregunta más abajo.

También pueden interesarte estos otros artículos:

Y si todavía te intersa saber más sobre esta maravillosa medicina de la naturaleza, podés recibir información directamente en tu bandeja de correo electrónico suscribiéndote al blog. Para hacerlo, completá el siguiente formulario:

Luego de completar el formulario con tus datos, recibirás un email para que confirmes tu suscripción.

Revisa tu bandeja de entrada. Allí encontrarás el email para la confirmación de tu suscripción. Deberás darme tu consentimiento para que puedas recibir mis novedades.

Si no lo encuentras en la bandeja de entrada, revisa tu correo no deseado. Seguramente el email está allí.

No olvides desmarcarlo como spam para recbir los emails que te voy a enviar con mis actualizaciones.

Estaré muy feliz de que formes parte de la comunidad de Homeopatía y Bienestar.

Al suscribirte, podrás acceder a contenidos y beneficios exclusivos que te ayudarán a comprender con mayor profundidad las caracterísitcas de la homeopatía.

Para terminar, me gustaría que me cuentes sobre qué aspecto de la homeopatía te gustaría recibir información directamente en tu casilla de correo electrónico. Por eso, te pido por favor que lo detalles en el cuerpo del mensaje al completar el siguiente formulario:

Eso es todo por ahora!

Nos vemos en el próximo post!

Un abrazo

Compartí este post con tus amigos

¿Qué enfermedades se pueden tratar con homeopatía?

Si querés tratarte con homeopatía por una enfermedad específica y no sabés si en realidad esta medicina puede ayudarte, despejá tus dudas leyendo este post hasta el final.

La homeopatía es una medicina muy nombrada pero poco conocida. Quiero decir que muchos hablan de ella pero pocos conocen verdaderamente sus alcances.

Seguramente, escuchaste que alguno de tus conocidos fue al homeópata por un problema de alergia, otros por una piedra en la vesícula, un cólico renal, hígado graso, diabetes, anemia….

Y después de escuchar estos ejemplos, no sabes cuál enfermedad es la especialidad de la homeopatía.

Espero no decepcionarte con mi respuesta. Es que la homeopatía no se especializa en el tratamiento de una sola enfermedad o un grupo de enfermedades en particular.

Enfermedades no quirúrgicas

Con la homeopatía pueden tratarse a las personas que tengan todo tipo de enfermedades, las cuales no requieren cirugía.

Alergias, artritis, infecciones agudas y crónicas, problemas metabólicos, enfermedades circulatorias, autoinmunes y un largo listado, que incluye enfermedades tan graves como el cáncer, pueden tratarse con la terapéutica homeopática.

Quizá no utilizando solamente la homeopatía, sino combinando con otras terapéuticas que pueden ser la medicina convencional, la fitomedicina, las terapias florales, acupuntura, ayurveda, etcétera.

Lo cierto es que en la mayoría de las enfermedades comunes, el tratamiento homeopático podría ser tranquilamente la primera opción, sólo que no es aceptado por el grueso de la comunidad médica.

Medicina basada en la evidencia

Muchos médicos mal informados creen que no hay evidencia científica de los efectos de los tratamientos homeopáticos, por eso desaconsejan su uso.

Sin embargo, desde su aparición como sistema terapéutico la homeopatía se ha basado en evidencia científica muy sólida y no escasean los ensayos clínicos estandarizados según las normas acordes los cánones de la ciencia contemporánea.

Por eso, si querés empezar un tratamiento homeopático, porque viste los resultados en otras personas conocidas o de tu entorno familiar, mientras tu problema no requiera de cirugía, podés consultar ahora mismo a un médico homeópata.

Te recomiendo que te asegures que sea médico graduado y que haya completado sus estudios de posgrado en medicina homeopática.

La Homeopatía NO ES un tratamiento para adelgazar

Hay muchas personas que creen que la homeopatía es una medicina para bajar de peso o que el homeópata te da pastillas para adelgazar, sin embargo, esto no es así, cómo te lo explico en los siguientes posts:

Como ves, hay mucha confusión y desinformación acerca de la homeopatía. Si querés saber más sobre ella, también podés leer estos posts:

¿Te resultó útil este post? Si tenés dudas o preguntas, por favor dejáme tu comentario.

Si te parece que a tus amigos puede interesarles, podés compartirlo en Twitter

Si realmente estás interesado en conocer a fondo esta medicina entonces suscribirte al blog completando el formulario de más abajo.

Luego de completar el formulario con tus datos, recibirás un email para que confirmes tu suscripción.

Revisa tu bandeja de entrada. Allí encontrarás el email para la confirmación de tu suscripción.

Deberás darme tu consentimiento para que puedas recibir mis novedades.

Si no lo encuentras en la bandeja de entrada, revisa tu correo no deseado. Seguramente el email está allí.

No olvides desmarcarlo como spam para recbir los emails que te voy a enviar con mis actualizaciones.

Completa el formulario para suscribirte:

Estaré muy feliz de que formes parte de la comunidad de Homeopatía y Bienestar.

Al suscribirte, vas a poder acceder a contenidos y beneficios exclusivos y recibirlos en tu bandaja de entrada de correo.

Nos vemos en el próximo post!

Un abrazo

¿El homeópata es médico?

La homeopatía es una terapéutica dentro de las ciencias médicas, por eso debe ser ejercida por médicos.

El médico es quien conoce los detalles del funcionamiento del cuerpo, las enfermedades y cómo tratarlas.

Por eso el homeópata debe primero formarse como médico y luego estudiar la carrera de homeopatía.

La carrera de homeopatía, ¿dónde se estudia?

En la Argentina no existe la carrera de homeopatía en las universidades, salvo en la Universidad Maimónides. Fuera de esto, existe solamente como un posgrado para médicos.

Estos posgrados son dictados por instituciones privadas.

Las tres más importantes en nuestro país son la Asociación Médica Homeopática Argentina (AMHA), la Escuela Médica Homeopática Argentina (EMHA) y el Centro de Estudios Médicos Homeopáticos Hahnemanniano de Córdoba (CEMHHCba).

Si no es médico, no puede recetar medicamentos

De acuerdo con la legislación argentina se debe cumplir con este requisito para poder recetar cualquier tipo de remedios.

Esta disposición hace que los pacientes tengan más seguridad a la hora de poner su salud y sus vidas en manos de otras personas.

Una persona que recete remedios sin ser médico está cometiendo el delito de ejercicio ilegal de la medicina y puede ir a la cárcel por ello.

Por eso, si estás buscando un homeópata, lo primero que tenés que fijarte si es médico.

En segundo lugar, te tiene que garantizar que haya completado la carrera de homeopatía en una institución habilitada por el gobierno.

No te dejes engañar por falsos homeópatas que dicen ser especialistas en esta medicina pero no han completado su formación.

Buscá un verdadero médico homeópata, que tenga título de médico y que haya completado su posgrado en homeopatía.

Si tú homeópata cumple estos dos requisitos, podés quedarte tranquilo de que reúne las condiciones para atender tus problemas de salud que estén dentro de la esfera de acción de esta medicina.

Bien, esto es todo por hoy.

Ahora que llegaste hasta acá podés seguir leyendo estos otros artículos:

¿Sabías que podés recibir más contenidos similares directamente en tu bandeja de entrada?

Es muy simple, tenés que suscribirte y vas a acceder al contenido exclusivo para suscriptores, así como a otros beneficios por formar parte de la comunidad del blog.

Para suscribirte, solo hace falta que completes el siguiente formulario:

Luego de completar el formulario con tus datos, recibirás un email para que confirmes tu suscripción.

Revisa tu bandeja de entrada. Allí encontrarás el email para la confirmación de tu suscripción. Deberás darme tu consentimiento para que puedas recibir mis novedades.

Si no lo encuentras en la bandeja de entrada, revisa tu correo no deseado. Seguramente el email está allí.

No olvides desmarcarlo como spam para recbir los emails que te voy a enviar con mis actualizaciones.

Estaré muy feliz de que formes parte de la comunidad de Homeopatía y Bienestar.

Nos vemos en el próximo post!

Un abrazo