Archivo de la etiqueta: inmunidad

¿Cómo puedo reforzar mis defensas de manera natural?

(Imagen de Bruno /Germany en Pixabay)

El sistema inmunológico generalmente es llamado “las defensas” del organismo. Su función es la de garantizar una convivencia armónica entre nuestro cuerpo y los microbios que habitan en él. En este post te cuento qué podés hacer y que deberías dejar de hacer para reforzar tus defensas de manera natural.

Adquirir hábitos saludables

Lo primero y principal para mantener tus defensas fuertes el llevar una vida saludable.

Una vida saludable se basa en hábitos o costumbres saludables.

Los principales hábitos saludables que pueden ayudarte mucho a reforzar tus defensas se refieren a tres áreas importantes:

  • Alimentación
  • Actividad física
  • Sueño y descanso

Comer cereales y semillas integrales, vegetales y hortalizas, huevos y lácteos, aporta todas las vitaminas y minerales necesarios para un correcto funcionamiento de tus defensas.

Sí realizas actividad física de manera regular, combinando ejercicios aeróbicos, anaeróbicos y estiramientos, vas a mantener la vitalidad de tu sistema de defensas y, por supuesto, de todo tu organismo.

Sí dormís entre 7 y 9 horas durante la noche, entre las 22:00 y las 7:00, vas a mantener tu cuerpo desintoxicado, así, tus defensas van a funcionar perfectamente.

A menudo cuidamos más al auto que al propio cuerpo. ¡Gran error!

Podemos comprar un auto nuevo, pero tenemos un solo cuerpo.

Por eso el primer paso para reforzar tus defensas de manera natural es adquirir hábitos saludables.

¿Querés empezar ya mismo?

Eliminar los hábitos no saludables

Hay muchos hábitos que perjudican a tus defensas.

Al igual que los hábitos saludables, podemos agruparlos en tres categorías principales:

  • Alimentación
  • Actividad física
  • Sueño y descanso

Sí consumís comida chatarra, fiambres, hamburguesas y salchichas industriales, harinas refinadas, azúcar refinado, bebidas gaseosas, jugos artificiales, postres lácteos  industriales, snacks, bebidas alcohólicas, bebidas frías/heladas, estás cargando el peor combustible, el peor lubricante y la peor agua a tu motor.

¿A quién se le ocurriría usar vino, cerveza, whiskey o gaseosa en el lavarropas o en el radiador de su coche?

Si tu cuerpo está lleno de sustancias tóxicas provenientes de la alimentación, tus defensas no pueden trabajar bien.

La comida chatarra posee un exceso de grasas dañinas para tu cuerpo, que provocan la obstrucción de tus arterias, generando enfermedades cardiovasculares como el infarto al corazón y el ACV.

Los alimentos refinados, con exceso de azúcares y de conservantes químicos provocan hiperglucemia, diabetes y acidez en tu sangre, generando un empobrecimiento de la respuesta inmunológica.

Las bebidas alcohólicas dañan la pequeña circulación y los nervios de tus tejidos, además intoxican el hígado, provocando una deficiencia en la eliminación de tóxicos y un estado inflamatorio crónico que entorpece la inmunidad.

Eliminar los hábitos no saludables puede ser una tarea bastante difícil, ya que requiere un cambio de paradigma en tu vida.

¿Querés aprender cómo eliminar tus hábitos no saludables?

Lee el siguiente post:

El hábito de fumar

Un tema aparte, es el tabaquismo.

Un hábito no saludable que no está asociado a la alimentación, pero involucra algo que introduces por tu boca.

Fumar intoxica tu sangre por efecto directo del humo e impide que llegue adecuada cantidad de oxígeno a tus pulmones.

La mayoría de los fumadores sufren cada invierno de gripes, bronquitis y neumonía con mucho más frecuencia que las personas que no fuman.

Quienes han fumado 1 paquete de cigarrillos por día durante más de 20 años desarrollan un trastorno pulmonar irreversible conocido como Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Esta enfermedad provoca que quede aire atrapado dentro de los pulmones y dificulta la eliminación de las mucosidades bronquiales.

El aire atrapado no se elimina al exterior y posee un 45% de vapor de agua. Junto con una temperatura corporal normal de 36-37 grados, sumado a las secreciones bronquiales ricas en polisacáridos, es un “caldo de cultivo” ideal para las bacterias productoras de bronquitis y neumonía.

Según la OMS, cada año mueren alrededor de 8 millones de personas a causa del tabaco.

Un poco más de la sexta parte (1,2 millones) son fumadores pasivos, es decir, que no fuman, pero conviven con uno o varios fumadores.

65.000 de estos fumadores pasivos son niños.

Algo muy bueno es que la mayoría de los fumadores que conoce los peligros del tabaco desea dejar de fumar.

Y lo más importante es que, según las investigaciones de la OMS, “el asesoramiento y la medicación pueden duplicar con creces la posibilidad de que lo consigan”.

Por eso, si deseas dejar de fumar, te presento mi método para que lo puedas lograr y sostener en el tiempo:

Podés leer más aquí:

Y en el último punto de este post voy a contarte sobre la eficacia de la homeopatía para reforzar tus defensas.

La homeopatía es eficaz para reforzar tus defensas

Desde hace dos siglos la homeopatía viene demostrando su eficacia para prevenir y curar todo tipo de enfermedades.

Uno de los datos más antiguos, fue el tratamiento preventivo con Belladonna que hizo el fundador de la homeopatía Dr Samuel Hahnemann, en 1801, en pacientes con un tipo de escarlatina.

De los más de 1300 pacientes tratados ninguno contrajo la enfermedad. Esto es un 100% de efectividad para reforzar las defensas.

En lo que respecta a la prevención y tratamiento de la gripe y neumonía, la homeopatía ha demostrado reducir drásticamente la mortalidad en los pacientes de todas las edades.

Una extensa investigación realizada por el homeópata canadiense André Saine, indica que la mortalidad en los pacientes tratados con homeopatía durante los últimos dos siglos fue solamente del 3,4 % es decir, solo 34 de cada 1000 infectados.

Esta cifra es 4 veces menor que el 13,7 % de la medicina convencional en la era de los antibióticos y mucho más todavía que el 24,4 % de la era pre-antibióticos.

Haciendo cuentas, la homeopatía salva 103 vidas más cada 1.000 infectados que los antibióticos. Es decir, 10.300 vidas más cada 100.000 infectados.

Si tomamos en cuenta que cada año la neumonía mata más de 900.000 niños menores de 5 años de edad, estas estadísticas indicarían que la homeopatía podría salvar hasta 675.000 niños por año.

Escribí un post completo sobre la eficacia de la homeopatía en pacientes con gripe y neumonía. Podés leerlo aquí:

La homeopatía actúa equilibrando la energía de tu organismo y estimulando la propia capacidad de éste para regularse y curarse a sí mismo.

Debido a esto, es muy eficaz para reforzar tus defensas.

Tengo fe en que las autoridades sanitarias algún día se percatarán del enorme beneficio que puede brindar la homeopatía en la prevención de las enfermedades y la incluirán en los sistemas sanitarios oficiales.

Antes de despedirme, quiero que repasemos juntos lo que te he comentado en este post.

Para reforzar tus defensas de manera natural, te recomiendo:

  • Adquirir hábitos saludables
  • Eliminar los hábitos no saludables
  • Realizar un tratamiento homeopático para equilibrarte

Bien, hasta aquí llego hoy.

Te deseo que tengas una vida muy sana y armónica!

Hasta el próximo post!